Foto: Caretas.

El presidente de la República, Pedro Castillo, promulgó la norma para que se disponga la incineración del cadáver del cabecilla terrorista Abimael Guzmán, quien falleció el último sábado en su celda, donde cumplía una condena de cadena perpetua.

La ley fue aprobada ayer en el Congreso de la República, luego de un intenso debate entre los parlamentarios quienes la aprobaron con 70 votos a favor, 32 en contra y 14 abstenciones.

La norma fue publicada hoy en una edición extraordinaria del diario oficial El Peruano y lleva las firmas del jefe de Estado y del presidente del Consejo de Ministros, Guido Bellido.

El documento incorpora el artículo 112-A a la Ley 26842, Ley General de Salud, en referencia al destino de los cuerpos de fallecidos que cumplían una sentencia por traición a la patria o terrorismo.

“En el caso del cadáver de un interno que venía cumpliendo condena con sentencia firme por los delitos de traición a la patria o de terrorismo, en su condición de líder, cabecilla o integrante de la cúpula de organizaciones terroristas, cuya entrega, traslado, sepelio o inhumación ponga en riesgo la seguridad nacional o el orden interno, el fiscal competente, en decisión motivada e inimpugnable, dispone su cremación, previa necropsia”, señala el documento.

“La Autoridad Sanitaria, en coordinación con el Ministerio de Justicia y Derechos Humanos y el Ministerio del Interior, ejecuta lo dispuesto en un plazo máximo de veinticuatro (24) horas. La cremación se realiza en presencia de un representante el Ministerio Público, para fines de identificación, quien levanta el acta correspondiente”, se añade.

Deja un comentario