Foto: El Confidencial.

El mes más mortal. Abril se convirtió en el mes donde más vidas se perdieron en el Perú, producto de la pandemia del COVID-19, según los últimos reportes del Gobierno peruano quienes contabilizaron los casos sintomáticos con prueba positiva al virus, los cuales derivaron en muerte.

Es así que el cuarto mes del 2021 se llevó la vida de 9,468 peruanos, lo que elevó la cifra total a 61,789 fallecidos por esta enfermedad como causa confirmada. En ese sentido, abril superó por mucho a los números que dejó marzo, donde se habían reportado 5,267 peruanos muertos.

Justamente fue el mes de abril donde más repercutió la noticia sobre la escasez de oxígeno medicinal, cuya demanda se triplicó, así como el aumento de la necesidad de camas UCI para los casos más graves.

El día 15 de abril fueron reportados 13,326 nuevos contagios, la cifra diaria más alta de toda la pandemia en el Perú y, cinco días antes, hubo 384 peruanos fallecidos, el valor máximo alcanzado hasta el momento desde que empezó la emergencia sanitaria.

Pese a estos números, las cifras oficiales estarían lejos de reflejar los verdaderos efectos de la pandemia, ya que el Gobierno admitió que el número de personas muertas por COVID-19 puede ser mucho mayor de lo reportado en los informes oficiales.

Los datos del Sistema Informático Nacional de Defunciones (Sinadef) del Ministerio de Salud, ha sido una herramienta de referencia para esclarecer cuántos peruanos murieron por esta enfermedad, donde se reveló que abril también fue el mes más mortal del año, con más de 25,000 fallecidos atribuibles a la pandemia.

Las cifras que arroja el Sinadef asciende a 172,000 peruanos fallecidos por la pandemia, un 150% más de los 69,000 muertos estimados que hubo en los 20 años de terrorismo en el país (1980-2000) en manos de las organizaciones criminales Sendero Luminoso y Movimiento Revolucionario Túpac Amaru (MRTA).

Deja un comentario