La Ley que regula el rotulado especial de medicamentos genéricos pondría en riesgo el nuevo plan de distribución de vacunas COVID-19, pues viola un principio de legalidad, al no tomar en consideración el acuerdo sobre aspectos de los derechos de propiedad intelectual relacionados con el comercio. Este, establece que no se deben generar disposiciones u obligaciones que dificulten el uso y disfrute de las marcas.

El Proyecto de Ley no analiza los riesgos que podrían surgir con la obligación de imponer el nombre de denominación común internacional en el mismo tamaño que la marca del medicamento.

Existen medicamentos que por sus condiciones especiales de conservación o de esterilidad no pueden ser manipulados localmente, por lo que se verían impedidos de realizar un reacondicionado local en un corto plazo, para contar con un rotulado que sería aplicable únicamente a nivel interno.

Este proyecto de Ley puede llevar a ocasionar problemas de abastecimiento de algunos productos farmacéuticos, al no poder cumplir con los plazos de adecuación y probable descontinuación por la ruptura de empaques ya elaborados, que se ha establecido en cuatro meses.

El gobierno debe observar este proyecto y, en todo caso, ponerlo en debate para que se reconsidere su aprobación en contexto más estable, y no durante la pandemia y con la tercera ola en su punto de máximo contagio y muerte.

Deja un comentario