“Mirar al cielo, siempre con los pies en la tierra”

LA PAZ

La paz es el efecto de la confianza que la honradez y la lealtad de los gobernantes deben infundir a los ciudadanos.
La paz, como objetivo de toda sociedad, se consigue poniendo al individuo en mejores condiciones para resistir que para atacar.
En paz, la hostilidad de los hombres entre sí se muestra a través de creaciones, en vez de mostrarse a través de destrucciones.
La paz se llama hoy desarrollo de los pueblos, a los que todavía faltan demasiadas cosas necesarias para una vida digna de sus ciudadanos.
Por tanto, el respeto al derecho ajeno, es la paz.

EL BUEN GOBIERNO

El buen gobierno es el que deja a la gente más tiempo en paz.
Un buen gobierno es como una buena digestión, mientras funciona, casi no la percibimos.
Un buen gobierno no es para comodidad y placer de los que gobiernan, pues en él se aprende a pasar de la ética de los principios a la ética de las responsabilidades.
Los bolsillos de los gobernantes deben ser de cristal.

LOS VALORES

Los valores son actitudes del querer del hombre, de la voluntad, iluminada por la inteligencia.
El valor de una persona se mira en su actitud. Esto es en manifestar su perseverancia que le permita mejorar su trato a las personas a quienes se debe.
La grandeza de un hombre consiste en reconocer su propia pequeñez. ¡Humildad! El valor más hermoso del ser humano.
El Respeto es la primera manera de coexistir en la sociedad, la segunda, es el ejercicio de la autoridad.
La Libertad no consiste en hacer lo que se quiere, sino en hacer lo que se debe.
La tarea de los padres es dar amor, crecer con fe y dar fuerza para mantener la Esperanza.

LA DEMOCRACIA

La democracia no es el silencio, es la claridad con que se exponen los problemas y la existencia de medios para resolverlos.
La democracia es una forma superior de gobierno, porque se basa en el respeto del hombre como ser racional.
No puedes hacer una revolución para tener la democracia, debes tener la democracia para hacer una revolución.
La aspiración democrática no es una simple fase reciente de la historia humana. Es la historia humana.
La democracia necesita una virtud: la confianza. Sin su construcción, no puede haber una auténtica democracia.
La democracia, para su fortalecimiento, significa anteponer los intereses de la nación, a intereses personales, familiares y partidarios.
La democracia es la necesidad de doblegarse de vez en cuando a las opiniones de los demás. Cada uno debe ser respetado como persona y nadie debe ser divinizado.

Una nación sin elecciones libres es una nación sin voz, sin ojos y sin brazos.

No niego los derechos de la democracia; pero no me hago ilusiones respecto al uso que se hará de esos derechos. mientras escasee la sabiduría y abunde el orgullo.

Compartir
Artículo anteriorEl Gabinete Bermúdez
Artículo siguienteGabinete y Reacomodos
Abogado, con especialidades en Administración y Organización. Trabajó en distintas organizaciones estatales como la Contraloría de la República, el Ministerio de Energía y Minas, el Ministerio de la Presidencia, la Academia de la Magistratura, entre otras.

Deja un comentario