Foto: Página12

Fiel a su estilo bravucón, irreverente y demagogo, Nicolás Maduro advierte que de todas maneras llegará a nuestro país para participar en la VIII Cumbre de las Américas, prevista del 13 al 14 de abril en Lima, Perú; a pesar que el gobierno de Pedro Pablo Kuczynski le retiró la invitación por acuerdo del Grupo de Lima, cuestionando las prácticas antidemocráticas del régimen chavista que ha llevado a Venezuela a una crisis económica, sin precedentes.

Ahora, la denominada Alianza Bolivariana para los Pueblos de América (ALBA), sale al rescate de Maduro y ejercerá “medidas diplomáticas y políticas” en su intento de que asista a la Cumbre del próximo mes.

La dramática situación y crisis humanitaria que sufre a diario la población de la nación llanera por responsabilidad de Maduro y sus huestes en el ejercicio del poder autoritario ―que condena la comunidad internacional―, ha provocado una situación insostenible y éxodo masivo venezolano con alrededor de 3 millones de personas que en los últimos años dejaron Caracas y otras ciudades en la búsqueda de mejores oportunidades en países de la región latinoamericana.

España, Panamá, Colombia, Ecuador, Chile, Brasil, Argentina y Perú constituyen principales destinos de miles de venezolanos que abandonan su patria hartos de la miseria, el desempleo, la hiperinflación, la falta de alimentos, medicinas, la creciente inseguridad ciudadana y la represión del régimen matonesco de Maduro que acabó con la ilusión y esperanza de las familias que no comparten ni respaldan el fracasado modelo chavista.

Dedicados a diversas actividades, oficios y al comercio informal, jóvenes venezolanos diariamente suben a los ómnibus de transporte público para ofrecer alimentos, arepas y bebidas ante la necesidad de generar recursos que les permita cubrir necesidades básicas y en la medida de las posibilidades enviar dinero como remesas a sus familiares que padecen enormes carencias por culpa de tan perverso régimen socialista.

Tolerancia, asistencia y solidaridad de la comunidad son gestos que esperan los venezolanos, quienes buscan mejores oportunidades en Perú y otros países vecinos con su esfuerzo por salir adelante y superar la adversidad.

Mientras tanto, queda esperar si, finalmente, Maduro tendrá la valentía de asistir a la próxima Cumbre de las Américas, donde seguramente recibirá el rechazo de la comunidad internacional y al parecer de los propios venezolanos que saldrán a las calles para protestar y rechazar tan ingrata presencia.

ALBA AL RESCATE

La Cancillería peruana además tendrá que hilar muy fino ante el reciente pronunciamiento en el marco de la XV reunión de la Alianza Bolivariana para los Pueblos de  América (ALBA), integrada por un reducido grupo de naciones que simpatizan con el régimen chavista, que espera la presencia de Maduro en la próxima Cumbre de las Américas en Lima, no obstante la enérgica posición del gobierno de PPK.

El gobernante Evo Morales de Bolivia, uno de los aliados incondicionales de Maduro, ya se pronunció con palabras subidas de tono ante la determinación del Grupo de Lima, situación que genera expectativa ante la proximidad del encuentro de presidentes invitados, con la excepción del socialista de Caracas.

 

¡Participa del debate! Deja tu comentario

Por favor, ingrese su comentario
Please enter your name here