ESAN
Foto: ESAN

Hoy en día, la gestión pública requiere de personas que logren hacer sostenible las políticas públicas implementadas y sus temáticas al interior de cada entidad estatal, conociendo y respetando sus competencias tanto las exclusivas como las compartidas por el resto de sectores del Estado.

Es así que, para tal fin, se requiere que el tecnicismo vaya acompañado de una buena comunicación pública a fin de distinguir la delgada línea de lo político con lo técnico evitando que colisione lo político con una decisión técnica y se distorsione así el norte de una política gubernamental.

Partamos que un gestor al ingresar al sector público debe conocer, reconocer y evaluar el cargo que asume, su rol y la finalidad que orientará e identificará su gestión basada en resultados eficaces y eficientes.

Lo primero que le aconsejamos como base, es que tome conocimiento de los instrumentos de gestión del Estado: Manual de Organización y Funciones, Reglamento de Organización y Funciones, Cuadro de Asignación de Personal, Plan Estratégico Sectorial Multianual, Plan Operativo Institucional o Plan de Trabajo a desarrollar.

Lo segundo es, que al saber que debe hacer, sus limitaciones y responsabilidades orgánicas y funcionales, luego pasará a diagnosticar si tiene los recursos humanos y económicos para tal fin, y si determinará que no los tiene, podrá gestionar una demanda adicional presupuestal la que deberá estar acompañada de un liderazgo por competencias, es decir, si el personal está desempeñando las funciones de acuerdo a sus competencias adquiridas e intrínsecas, de no ser así podrá redistribuir al personal bajo el eje de la productividad y realizar un mejor trabajo en equipo basado en resultados a corto, mediano y largo plazo, salvaguardando los derechos laborales adquiridos.

El tercer paso, se desarrollará a medida que vaya desempeñando el cargo y planificará, organizará, dirigirá, ejecutará, corregirá, innovará medidas, en la lógica de una mejora continua orientada a brindar un mejor servicio al ciudadano u administrado que responda de manera articulada a la finalidad de la Entidad y del Estado.

Es bueno resaltar, que estos tres pasos, siempre deben ir acompañados de un lenguaje comunicacional de arriba hacia abajo, es decir, que las directrices que señale el titular del pliego y de la forma o modo cómo se transmita al equipo de trabajo, así como el gestor público comunique claramente sus actividades y resultados a la sociedad, a otras entidades públicas o privadas u otros medios de comunicación.

Para concluir, el resultado de una buena gestión pública se medirá principalmente por el nivel de satisfacción y percepción que tenga la ciudadanía, los gobiernos regionales, gobiernos locales y los que se vinculen con las actividades, productos y metas que alcance el gestor en el desempeño del cargo que asume.

Compartir
Artículo anteriorLa mala leche de estos tiempos
Artículo siguienteHumor gráfico 12-06-17
Abogada de la Universidad de Lima, con más de 20 años de experiencia en el sector público; dentro de los cuales se desempeñó como Viceministra de Promoción del Empleo y Capacitación Laboral, Jefa de Gabinete de Asesores del Despacho Ministerial, Directora General del Servicio Nacional del Empleo, Coordinadora Nacional del Programa Red Cil Proempleo. Directora de la Micro y Pequeña Empresa del Ministerio de Trabajo y Promoción del Empleo.

Representante institucional ante distintas comisiones, grupos de trabajo oficiales y consejos directivos. Egresada de la Maestría en Derecho del Trabajo y Seguridad Social, con estudios en Gobernabilidad y Gerencia y en Dirección Estratégica de Recursos Humanos entre otros. Especialista en la elaboración y conducción de normas, políticas, planes, programas y proyectos de alcance nacional, regional y local en materia de gestión pública, empleo y trabajo.

Cuenta con reconocimiento de “Alto grado de compromiso en el desempeño a nivel de Funcionarios del Ministerio de Trabajo y Promoción del Empleo”, distinción otorgada por la Evaluación de Desempeño del Personal del MTPE.

Deja un comentario