Tras recibir varios reportes preocupantes de casos de detenciones arbitrarias, cientos de heridos, decenas de desaparecidos y la muerte de dos jóvenes a causa de las movilizaciones nacionales acontecidas la semana pasada; llegó a Lima esta mañana Jan Jarab, representante en América del Sur de la Oficina de la Alta Comisionada de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos.

El equipo liderado por Jarab, de origen checo, cuenta con amplia experiencia internacional en derechos humanos. Él investigará los hechos de violencia ocurridos tras la vacancia presidencial de Martín Vizcarra y la designación de Manuel Merino, el pasado lunes 9 de noviembre, y se produjo una ola de protestas en todo el país. En las movilizaciones del sábado 14 de noviembre murieron dos jóvenes, producto del impacto de perdigones en el cuerpo.

Según la necropsia practicada a las víctimas, presentaban diversas heridas ocasionadas por perdigones en la parte superior del cuerpo, cabeza rostro, brazos y tórax. Inti Sotelo Camargo, de 24 años y Jack Bryan Pintado Sánchez, de 22 años, fueron rescatados y auxiliados por jóvenes que participaban en la movilización.

Entre los heridos, que fueron más de un centenar, se encuentran los casos más graves, como es el de Jon Abel Cordero Morales quien presenta un impacto de perdigón en la espalda que le ha comprometido la médula espinal.

Otro joven herido en la marcha es Lucio Suarez Valle, que ingresó al Casimiro Ulloa con traumatismo encéfalocraneano producido por impacto de perdigones, y su estado es de gravedad.

Percy Pérez Shipiama, ingresó al Hospital Guillermo Almenara con un impacto de bala en el abdomen y su estado es reservado.

Quien ha perdido la vista es Alex Flores Laura, que ingresó con hemorragia y el desprendimiento de su retina. Salomón Serrano Bauer fue herido por perdigones en el rostro, ocasionándole la pérdida de parte de su dentadura. En el hospital Loayza se encuentra Joel Maylle que presenta conmoción cerebral, producida por proyectil desconocido. El joven Gustavo Rivera Gonzales fue a la marcha para captar imágenes y tiene fractura en la cabeza con inflamación cerebral.

Entre el medio centenar de desaparecidos, el caso más grave y preocupante es del joven Luis Fernando Araujo Enríquez quien en la víspera de la juramentación de Francisco Sagasti denunció haber sido retenido durante la marcha y luego de tres días fue liberado. Denunció que estuvo en un sótano con otro joven donde fue golpeado y dejado sin alimentos.

El alto comisionado, además, proporcionará recomendaciones para proteger los derechos humanos. Así lo refiere una publicación realizada vía redes sociales por el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo en Perú (PNUD). El Ministerio de Relaciones Exteriores informó de la llegada de esta misión ad hoc de observación, tras solicitud del propio gobierno peruano.

Deja un comentario