Marité Bustamante Trujillo, 32, ha sido regidora de Lima Metropolitana en 2013. Participó en la campaña del NO a la revocatoria contra Susana Villarán, fue parte del equipo #HablaCastañeda y actualmente forma parte del Movimiento Nuevo Perú que lidera Verónica Mendoza. En las elecciones internas que se realizan este fin de semana mediante la plataforma virtual que ha organizado el partido, espera ser elegida como una de las candidatas que participe en los comicios del próximo año.

“Decidimos adherimos a Nuevo Perú como parte de una plataforma ciudadana denominada Revolución Ciudadana, integrada por ciudadanos a nivel nacional, pero principalmente en Lima, y en marzo de este año decidimos respaldar el proceso de inscripción de Nuevo Perú y creímos que la mejor manera de hacerlo era incorporándonos al partido”, dice Bustamante.

Considera que el actual Congreso representa la misma mediocridad política que tenía antes, pero con rostros nuevos. “Hace rato que estamos mal y el problema con una convocatoria de elecciones es que solo cambia rostros, pero no cambia partidos y se vuelve a repetir la historia. Como dicen, la primera como tragedia y la segunda como comedia”.

Para Marité, un mal congreso no es de responsabilidad del votante. “Se dice que la gente tiene la culpa del actual Congreso porque ellos los eligen y eso es mentira porque el menú de opciones que lleva a la gente a la cédula de votación es elegido previamente por las cúpulas partidarias. Nosotros nos adelantamos ese proceso y hacemos que la propia ciudadanía, militante o no, sea parte y elija a quien cree que lo representa”, indica.

Confía que una eventual candidatura de Verónica Mendoza irá creciendo conforme avance la campaña política y no duda que cumplirá sus propuestas. “Ha demostrado que es fiel a sus principios desde que fue congresista y renunció en el marco del conflicto de Espinar a la bancada Nacionalista. Te dice las cosas como son”. Además, “en esta pandemia se ha podido probar el liderazgo de Verónica y que tiene las cosas claras. No ha entrado en los dimes y diretes con el presidente sino planteando propuestas”.

Bustamente apuesta y confía en el trabajo compartido por una ciudad igualitaria. “Hacer política implica hacer entender que las grandes injusticias se combaten en equipo, y no solo me refiero al partido, y demostrar la capacidad de convocar a la ciudadanía para lograr esos cambios”.

Su trabajo ha estado ligado al desarrollo de temas urbanos. Es así que, a su paso como regidora por Lima Metropolitana, formó parte de la reforma de transporte y el plan urbano, que hoy son parte de sus propuestas.

Plantea que el Estado debe construir vivienda social para las personas con menos recursos o que viven en zonas de alto riesgo. “Los tres millones de personas que viven en zonas de laderas en Lima, el millón de personas que viven en zonas de alto riesgo, no pueden acceder a créditos porque no tienen la capacidad financiera para que el banco les aprueba esta nueva vivienda”.

Otra de sus preocupaciones es la educación y cómo superar la falta de inversión en tecnología, en innovación, en infraestructura, pero sobre todo en fondos de investigación para los proyectos que den espacios de la universidad pública. “Mi primer interés es trabajar con los gremios de estudiantes, de profesores y la comunidad científica en proyectos que ayuden a reelaborar y financiar la universidad pública”, propone.

Deja un comentario