Imagen: Nominet.uk

Hoy las relaciones laborales están en constante cambio debido a las nuevas tecnologías, que buscan innovar y facilitar cada vez más los procesos y funciones, optimizando recursos y aumentando la productividad. Es por ello que las personas que sepan adaptarse a estos nuevos desafíos lograrán sobrevivir a un entorno laboral cada vez más competitivo.

La Inteligencia Artificial (IA) toma cada vez más fuerza en el Talento Humano, al ser un área en donde aproximadamente el 93 % de las tareas son repetitivas y de ellas cerca del 65 % son susceptibles a ser automatizadas. Esto permitiría agilizar los diferentes procesos y disponer de mayor tiempo, dando la posibilidad de interactuar con los colaboradores y candidatos en mejores condiciones, beneficiando temas de experiencia al cliente y marca empleadora.

Como lo señala el artículo de IA en entorno laboral, desafíos para trabajadores del BBVA Open Mind:

“Las prácticas de Recursos Humanos con IA aumentada pueden ayudar a los empleadores a obtener información aparentemente objetiva sobre las personas antes incluso de contratarlas”.

Yo me cuestiono lo “aparentemente objetiva”, pues deja a mi parecer mucho en duda. Creo que a pesar de ser una ventaja, la IA aplicada a los procesos de Talento Humano, agilizando temas de reclutamiento y selección, facilitando el acceso a contenidos en proceso de inducción, formación y retención de talento, entre otros, continuará generando sesgos y falta de objetividad.

Hace una semana, quede gratamente sorprendida al escuchar un webinar muy interesante liderado por expertos en Talento Humano aquí en Perú, de una generación muy diferente a la mía, haciendo referencia a este tema. Mencionaban que el aplicar IA para los procesos de reclutamiento y selección de personal, no permite la funcionalidad ni objetividad esperada. Hablaban igualmente de la importancia de realizarlo persona a persona, pues al final trabajaran juntos y por ello es indispensable no dejar el lado humano. También que el automatizar procesos no permite tomar las decisiones que el talento y la organización necesitan; y no ser concordante cuando en la actualidad se buscan talentos con capacidad de aprendizaje, flexibilidad, creatividad y aporte de ideas, limitando con ello la entrevista pregrabada a un elevator pich de 2 minutos, el cual sería acertado solo como primer filtro para tomar contacto con el candidato.

Es cierto que existen muchos mitos al hablar de Inteligencia Artificial, como el reemplazar puestos de trabajo, sesgos y la deshumanización de procesos, pero es importante aclarar que todo esto aparece por el desconocimiento mismo del tema. La IA está a la orden del día siendo accesible para todos, al existir softwares gratuitos y no ser un impedimento el tema de costos. “No es ni buena ni mala, es un modelo que se asocia a un mundo de posibilidades disponible”.

En un mundo digital todo se orienta a realizar actividades con mayor agilidad, pero es primordial realizar una gestión realmente calificada; no se trata de velocidad, sino de calidad. Lo que hace indispensable invertir en los equipos de trabajo para desarrollar digital skills, accountability, orientación a la innovación y el enfoque a resultados, logrando configurar claramente la experiencia o concepto que se quiere mejorar y así hablar un mismo idioma.

El tema ético tiene que ver principalmente con quienes están detrás del sistema y se encargan de configurarlo, pues el sistema solo hará lo que le estén ordenando que haga, al no tener la capacidad ni la “inteligencia” suficiente para reconocer qué está bien o qué no.

Por lo anterior, es posible concluir que el éxito de los procesos de Talento Humano y principalmente de Reclutamiento y Selección, sean automatizados o no, dependerá de la formación, competencias y experiencias del equipo, que permitan realizar un excelente levantamiento de información o perfil del cargo, desempeñado su rol con objetividad y legitimidad.

Comparto un fragmento del artículo del Presidente Ejecutivo de Ole Wow Hermes Ruiz-Inteligencia Artificial en la selección de personal. Agradezco igualmente su expertise y mayor aprendizaje en el tema.

“No es solo importante saber que existe un mundo de posibilidades y soluciones tecnológicas gracias a la Inteligencia Artificial, sino saberla combinar de manera armónica a lo largo y ancho del proceso de Selección de Personal”.

«¡Para donde vamos, suficiente no funciona!».

Repotenciemos continuamente nuestras competencias y valor agregado, sin olvidar las habilidades blandas, el valor del otro y la humanización de los procesos, para hacer una excelente sinergia ante los nuevos desafíos; tecnología, IA y/o transformación digital, Innovación y Talento Humano.

Compartir
Artículo anteriorOperativo Martos
Artículo siguienteCapitalismo de rostro humano
Psicóloga experta en Selección, Consultoría, Gestión de Planes de Carrera y Outpl@cement; con estudios en Programación Neurolingüística, formación en manejo de pruebas y evaluación por Competencias. Más de 15 años de experiencia en Recursos Humanos liderando búsqueda de Talento y Head Hunting en LATAM para perfiles tácticos y estratégicos.

Deja un comentario