Foto: Depositphots.com

A lo largo de mi experiencia en Recursos Humanos (RR. HH), me he cuestionado ¿por qué si la psicología se compromete con el bienestar integral de las personas, RR. HH, siendo un área cada vez más reconocida por su importancia al interior de una organización, no transmite eso a sus clientes o usuarios (candidatos–colaboradores)?

Puede que no todos en RR. HH. tenga estudios en Humanidades, pero es muy cierto que todos somos humanos y nos gusta recibir un buen trato. Entonces, ¿por qué a veces se escucha la expresión «Recursos Inhumanos»? ¿Será que, por la agilidad en los procesos, cambios, costos y diversidad generacional en la que vivimos, no se cuenta realmente con la expertise necesaria?

Es muy cierto que este tipo de errores en el servicio se presentan en todas las áreas, por lo cual suele ser normal recibir constantemente comentarios como:

  • El evaluador o líder no se preparó para la entrevista.
  • Me dejaron esperando y no me atendieron a tiempo.
  • No se preocupan por nosotros como personas.
  • Prestó mayor atención a otras labores. Siempre está ocupado.
  • No existe espacio para la comunicación.
  • No hubo un feeedback.
  • No informan cómo avanza el proceso.

Ante esto, me pregunto:

  • ¿Qué ganamos al demostrar una postura fría y fuerte para demostrar nuestro poder y autoridad?
  • ¿Qué logramos con desafiar, poner nervioso e inseguro y buscar que falle nuestro cliente interno en todo momento?
  • ¿Por qué juzgarlo o sesgarlo sin ni siquiera darnos una oportunidad de conocerlo?
  • ¿Será que entre más candidatos logremos vencer demostraremos que somos mejores evaluadores o lideres?

No podemos olvidar que el candidato es una historia de vida que llega a un proceso de entrevista y/o a una organización mostrando su mejor versión. Está entregando en ese momento todo de sí para dar valor agregado a su gestión, destacar, aportar, aprender, avanzar y alcanzar el objetivo, realizando un trabajo óptimo y de calidad.

Es aquí cuando las competencias que siempre han debido estar cobran mayor importancia, como la orientación al cliente, la comunicación, el ser empático, la resiliencia y la inteligencia emocional, las cuales nos permiten aprender nuevamente a ser disciplinados sin dejar de ser humanos.

«Una mala persona no llega nunca a ser buen profesional» (Howard Gardner).

Es increíble que fuera tan necesario que el mundo enfrentara un desafío tan grande y difícil como una pandemia para demostrarnos lo frágiles que somos y la importancia de humanizar los procesos, ahora con un reto mayor: el trabajo remoto.

Hoy, el cómo te muestras como reclutador, evaluador o líder es muy importante y será más valorado. Es por ello que la experiencia memorable al cliente interno debe ser una filosofía de RR. HH. en todas las organizaciones, para generar satisfacción, motivación y mayor sentido de pertenencia.

«Recuerda que las empresas que triunfan en el mercado no siempre son aquellas que ofrecen el mejor producto, pero sí, las que ofrecen el mejor servicio de forma real y humana».

Compartir
Artículo anteriorCateriano, el neoconservador
Artículo siguienteEstado, Gobierno y gobernabilidad
Psicóloga experta en Selección, Consultoría, Gestión de Planes de Carrera y Outpl@cement; con estudios en Programación Neurolingüística, formación en manejo de pruebas y evaluación por Competencias. Más de 15 años de experiencia en Recursos Humanos liderando búsqueda de Talento y Head Hunting en LATAM para perfiles tácticos y estratégicos.

Deja un comentario