Foto: AS Perú

Hizo bien el presidente Vizcarra el día de ayer, en admitir públicamente un mea culpa que revela su frustración ante la inacción de funcionarios intermedios que entorpecen decisiones importantes que se toman en la cima del Gobierno y no se hacen realidad. “Estamos lejos de ser un ejemplo de eficiencia como Estado. Tenemos tantas fallas y problemas de carácter administrativo burocrático… Siento impotencia de ver que las medicinas que se compran demoran días y semanas en llegar a los pacientes… No puedo decir que es culpa de sistemas pasados, asumo mi responsabilidad como Gobierno«, fueron sus palabras en la habitual conferencia que brinda desde Palacio de Gobierno.

Hizo bien porque todo mea culpa genera confianza, en especial cuando el acto de contrición viene seguido de un importante anuncio. Un shock de inversión pública —sin precedentes— que va directo a la vena de la dinámica económica, y pretende movilizar S/ 6,436 millones en los próximos dos años, a través de cuatro carteras claves: Transportes y Comunicaciones; Vivienda, Construcción y Saneamiento; Agricultura; y Trabajo y Promoción del Empleo. Solo en este segundo semestre, el reto es invertir los primeros S/ 1,500 millones y la meta es generar un millón de empleos. Arranca Perú es como llaman al programa de resurrección para una economía que se encuentra en cuidados intensivos.

No faltan, por cierto, los “críticos pesimistas de siempre” que acusan al presidente de jugar con las encuestas, donde lo único que importa es mantener sus altos índices de popularidad. Curiosamente, ayer mismo, un diario económico local revelaba los resultados de una reciente encuesta nacional urbana de Ipsos, donde un 68 % afirma que uno de los mayores desafíos que el Gobierno enfrentará en los próximos meses, a raíz de la crisis por el COVID-19, es reactivar la economía y crear empleos. La encuesta también revela que un 56 % evalúa que el Estado de Emergencia y la cuarentena fueron negativos porque no lograron frenar los contagios y las muertes, y afectaron gravemente la economía.

Hace más de dos meses y medio escribimos en estas páginas que para ir delante del virus teníamos que pensar estrategias muchos meses después a las cifras de contagio y mortandad. Superar el día a día para concentrarnos en nuevos cambios de hábitos y conductas que debíamos incorporar para convivir con el covid-19 en una nueva normalidad.

Aunque tardío en su implementación, el anunciado shock de inversión para la reactivación y el empleo, sumado a la nueva consigna gubernamental denominada Primero MiSalud, resultan ser signos de buen augurio, salvo que ese contingente de funcionarios intermedios que impiden gobernar al presidente y que siguen ocupando puestos públicos, vuelva a hacer de las suyas y ponga en jaque la iniciativa gubernamental.

Compartir
Artículo anteriorLas prisiones en espera
Artículo siguienteALERTA DE DESASTRE: Peligra valle de Majes
@RuizJC
Juan Carlos Ruiz es sociólogo, periodista y experto en comunicación corporativa y marketing público y político. Actualmente es Vicepresidente Ejecutivo de Pacific Edelman Affiliate en Perú, agencia líder en comunicación y gestión estratégica, que brinda asesoría en prensa y relaciones públicas, marketing digital, asuntos públicos, investigación y desarrollo, gestión social y organización de eventos a diversas instituciones públicas y privadas.

Deja un comentario