Foto: RPP.

En su muro en Facebook César Nakasaki ha anunciado la demanda que ha presentado por la excarcelación de Richard Martín, en prisión por el caso de arbitrajes, con ocasión a la pandemia. Reconoce que probablemente no ganará, pero persigue confirmar el alcance de los derechos de los internos.

En general no encuentro que en las condiciones actuales pueda reclamarse como un derecho salir de prisión por la pandemia. No así, no de plano. Creo que debería ser más difícil que un Juez interne a alguien en condiciones de hacinamiento, eso si. Y creo que determinados pacientes graves o ancianos deberían salir, sea por medio de un indulto como el que ha sugerido la Presidenta del Constitucional o – este es el punto- en atención a un paquete de medidas de urgencia que adopte y ponga en debate el Inpe con cierta urgencia.

En estas condiciones tal vez el caso anunciado por Nakasaki ofrezca la mejor plataforma imaginable para que un Juez, en atención a los derechos que -Nakasaki tiene razón en esto- mantienen las personas en prisión yº las internadas contra su voluntad en hospitales psiquiátricos, ordene a las autoridades de justicia (y de salud, por extensión) informar a la comunidad cómo se manejará la desbordada habitabilidad de las prisiones y hospitales psiquiátricos en medio de la cuarentena.

Definida esa política tendrá sentido regresar sobre la cuestión de los derechos fundamentales. Porque en una emergencia como esta derechos como los que Nakasaki intenta delimitar requieren decisiones políticas que les den referencia.

Deja un comentario