Foto: Exitosa.

Veo en esta audiencia, por los dos lados, un ejercicio de suma “0”.  La Fiscalía tomó tres sesiones para presentar evidencias sobre el fondo de los cargos, pero no ofreció una fecha determinada para presentar acusación y no nos dijo claramente porque necesita 36 meses de prisión preventiva.

La defensa negó hechos y evidencias.  Negó la credibilidad de los testimonios registrados.  De plano, sin más razones. No hizo nada más.

Sin embargo Las audiencias muestran que el caso de la Fiscalía cambió de núcleo; cambió los pesos de sus componentes. Importa más ahora los cargos por montar una organización para esconder fondos captados en dos campañas. La persecución por las falsas declaraciones del 2016, además, no han prescrito, lo que marca una diferencia crítica con el caso del 2011.  Para el caso 2011 la prescripción puede salvarse si la Fiscalía puede probar que entre ambas campañas hubo un comportamiento continuo de ocultamiento de fondos, porque entonces el plazo de prescripción se cuenta desde el último acto.

Esta última posibilidad, que ha sido mostrada parcialmente en las audiencia justificaría, contra mi impresión original, que se haya optado por no dividir el caso en dos.

En esta redefinición de las líneas maestras del caso, los cargos por lavado de mantienen respecto a los fondos de ODB, pero pasan a la segunda línea de importancia.

Pero aún en estos términos la cuestión sigue siendo la misma. En estas condiciones tenía más sentido acelerar la acusación y pedir la presión preventiva como consecuencia de la desarticulación de las dos coartadas en la defensa: (a) KF si intervino en las decisiones que condujeron al montaje de esta organización y al ocultamiento de los fondos y (b) las organizaciones de KF mintieron deliberadamente al presentar sus declaraciones de ingresos a la ONPE.

El caso sobre el lavado de fondos de ODB sigue siendo más complejo: supone una decisión sobre la recognoscibilidad de ODB como lavadora, tema en el que los especialistas locales están divididos.  El caso por montar una organización para cometer delitos y falsear declaraciones a la ONPE aparece por eso como muchísimo más potente.  Diría que casi irrebatible.

Es en estas condiciones en que encuentro un error anticipar esta presentación sin haber presentado ya una acusación que le de fuerza al requerimiento de prisión preventiva.

Deja un comentario