Foto: Periodismo en Línea.

Hugo Coya presentó su renuncia como presidente del Instituto Nacional de Radio y Televisión (IRTP) del Perú al asegurar que existió una presión desde Palacio de Gobierno. Indicó que, incluso el mismo ministro de Cultura, Francesco Petrozzi, le dijo que “él no se la habría pedido, pero que dos funcionarias habían ‘envenenado’ al presidente (Martín Vizcarra)”.

“El jueves el ministro [Francisco Petrozzi] me dijo que, lamentablemente, me tenía que pedir la renuncia”, dijo Coya en entrevista a ‘Cuarto Poder’.

“Me dijo que por él no firmaría nunca una renuncia, no me la pediría porque había sido el mejor presidente que había tenido IRTP, pero lamentablemente ‘lo han envenenado al presidente, dos funcionarias lo han envenenado al presidente’”, añadió.

Hugo Coya indicó que Petrozzi le dijo que había “mucho malestar” sobre las coberturas que hacía el canal del Estado y reveló que el lunes pasado lo llamaron para reclamarle por la transmisión de las reacciones de Mark Vito, esposo de Keiko Fujimori, tras enterarse del fallo del Tribunal Constitucional que ordenaba la anulación de la prisión preventiva de la ex candidata presidencial.

“El ministro me dijo que había mucho malestar por las coberturas en el canal. Por ejemplo, el pasado lunes yo recibí la llamada del ministro reclamándome por haber permitido la transmisión de la reacción de Mark Vito Villanella el día del fallo del Tribunal Constitucional a favor de Keiko Fujimori”, dijo.

Asimismo, afirmó que desde el ingreso de Francesco Petrozzi al Ministerio de Cultura recibió presiones, mediante llamadas, por las coberturas y entrevistas que se hacía en el canal, entre ellas, una que se hizo a la ex congresista Milagros Salazar y otra por las declaraciones que dio el ex congresista Miguel Torres.

Hugo Coya fue destituido a través de una resolución que fue publicada en el diario oficial ‘El Peruano’, con la firma del presidente Martín Vizcarra y el ministro de Cultura, Francesco Petrozzi. En su reemplazo se designó al periodista Eduardo Guzmán Iturbe.

Deja un comentario