Foto: Correo.

Repasemos las consecuencias de las últimas revelaciones:

i) Queda admitido que alrededor de la señora Fujimori se montó un aparato diseñado para sustituir a fuentes que le entregaron o entregaron para ella de manera clandestina pequeñas fortunas en efectivo.

ii) Estos procedimientos de cooptación de fondos no contenían ningún dispositivo de control sobre el destino final de esos fondos.

iii) Hasta el momento dueños de fortunas locales han reconocido públicamente haber entregado de esta manera US$ 3.8 millones de los US$ 6.2 declarados por la organización política de la señora ante las autoridades como fondos recogidos del público.

iv) En estos casos, en los US$ 3.8 millones reconocidos públicamente, hay una impresionante cadena de fraudes cometidos, pero,

v) el plazo para perseguir estos fraudes era de sólo cuatro años contados desde que se presentaron las declaraciones de fondos de campaña.

vi) Sin embargo Odebrecht afirma que entregó a esta maquinaria US$ 1 millón, y Odebrecht manejaba una lavandería. (vii) Entonces Odebrecht debe entregar a las autoridades alguna evidencia que confirme su relato y en este caso la indiferencia o ceguera deliberada que resulta de la organización de ese aparato de sustitución de aportantes podrá convertirse en la razón para atribuir a los responsables responsabilidad por haber recibido fondos lavados sin importarle en absoluto lo que ocurría.

viii) Además aquí van US$ 4.8 millones de 6.2. US$ 5.6 de 6.2 si seguimos la teoría de Abanto sobre la entregas de alguien que ya murió  ¿Cuánto recogió realmente la organización de la señora Fujimori en el medio? ¿US$ 1.5 millones?  Si confirmamos esa cifra (la fiscalía puede hacerlo sumando a los verdaderos aportantes que aparecen en esas listas) podríamos rebasar ya la cifra declarada ante la ONPE.  Pero además siempre es posible que alguien más reconozca públicamente haber hecho algo como esto.

Estamos a muy poco de probar que en esta campaña esta organización generó excedentes que no declaró ante las autoridades como ingreso y que, en consecuencia, también lavó por esto.

Deja un comentario