Foto: Correo.

El juez Jorge Chávez Tamariz aceptó el pedido hecho por el fiscal Carlos Puma y dictó 18 meses de prisión preventiva en contra de Susana Villarán, ex alcaldesa de Lima, quien es investigada por los presuntos aportes de las empresas Odebrecht y OAS a las campañas del “No a la revocatoria” y su reelección.

En la audiencia, la fiscal Ángela Zuloaga explicó las nuevas pruebas del Ministerio Público en contra de la ex burgomaestre para justificar el cambio de la comparecencia restringida que cumplía por prisión preventiva.

Zuloaga detalló que el dinero recolectado de las empresas Odebrecht y OAS para la campaña contra la revocatoria de Susana Villarán “se intentó maquillar con la presentación de presuntos donantes” y agregó que los seis millones de dólares entregados por las brasileñas “no fue a título gratuito, sino fue en razón de dos obras”.

“Cuando se estaba pidiendo dinero para la campaña por la no revocatoria se suscribió la adenda n°1 del proyecto Línea Amarilla que cambió a Vía Parque Rímac, el 13 de febrero del 2013. Mediante esta adenda se acordó ampliar el plazo de concesión de la empresa de 30 a 40 años (…) Esto indica una vinculación directa entre la entrega de dinero y los intereses de las empresas brasileras”, dijo.

La funcionaria del Ministerio Público detalló que la ex burgomaestre habría cometido delitos de asociación ilícita, cohecho pasivo propio y lavado de activos. Asimismo, remarcó que no tendría por qué proceder los factores para reducir su pena porque los delitos imputados se cometieron cuando ella “tenía menos de 65 años”, y, además, la Fiscalía sostiene que Villarán “era la líder de su propia organización criminal”.

En tanto, Iván Paredes, abogado de Villarán, se limitó a tratar de persuadir al magistrado al afirmar que su defendida cumplía con todas las restricciones impuestas anteriormente.

Tras escuchar ambos argumentos, el juez Jorge Chávez Tamariz señaló que tenía los elementos suficientes para tomar una decisión. Tras ello, se suspendió la sesión por tres horas.

Deja un comentario