(Juan Carlos Ruiz, enviado especial) Todos sabíamos que la jornada del jueves sería un día de revelaciones. CADE se vistió de intervención social. Fueron tres los temas que propuso para la Agenda País: Equidad de Género, Educación y Salud. Hagamos un repaso de lo mejor de la jornada:

Mujer y Diversidad, ¡al todo o nada!

Nos sorprendió escuchar a un Alfonso de los Heros, Country President de Sodexo Perú, hablarnos de equidad de género. Reveló que Sodexo realizó un estudio a nivel mundial durante cinco años, entrevistando a más de 50 mil gerentes exitosos, quienes concluyen que los equipos de trabajo donde la mujer está empoderada y lidera, logran mejorar esas cifras que a los ejecutivos peruanos nos vuelven locos y obsesivos: rentabilidad, retención de clientes, retención de talento, motivación y compromiso con la empresa, e incluso, estándares de seguridad laboral.

¿Qué estamos esperando para convertir nuestros planes de equidad de género y diversidad corporativos en verdaderos planes de acción? ¿Qué hacer para que lo escrito en el papel se convierta en cambios concretos de nuestra cultura corporativa? –se preguntaba De los Heros. Si seguimos el piloto automático, el cálculo para lograr la tan ansiada Equidad de Género es 217 años. ¿Estamos dispuestos a esperar tanto? “Nosotros no” –afirmó tajante De los Heros. Nos quedamos igual con la frase revelación de la jornada: “La inacción es un lujo que no podemos permitirnos más”.

El Oscurantismo Educativo

Quien ya no es una revelación, por la calidad de sus diagnósticos e investigaciones, es el maestro César Guadalupe. El nos contó ayer que la generación actual es una donde el Estado peruano invirtió apenas 200 soles por alumno durante décadas, lo que hoy nos muestra una generación de peruanos con evidentes dificultades para lograr el éxito personal, familiar, laboral, empresarial y, lo mas dramático, el éxito social. Una verdadera generación de débiles físicos, emocionales y mentales.

Ello explica las tasas de violencia familiar y la frustración de una masa de peruanos que, evidentemente, no logra ni siquiera elegir bien a sus líderes y autoridades.

Afortunadamente, decía Guadalupe, a todo oscurantismo le sigue una etapa de ilustración, la época actual, donde el reto es formar generaciones futuras que hagan la diferencia con esta etapa perdida.

Quien tampoco sorprende en estos escenarios es el talentoso ministro de Educación, Daniel Alfaro, quien hizo una didáctica y amena presentación de los avances que viene teniendo esta ilustración educativa. Nos quedamos con los nodos de inversión en las personas y en la infraestructura educativa, necesaria para que la relación alumno-profesor se desarrolle en su máxima expresión. El anuncio de las Escuelas Bicentenario será, sin duda, un punto de inflexión importante, que marque la consolidación de nuestra ilustración educativa.

Salud en Agenda

Así como el año pasado, CADE puso en la agenda país el tema Educación, este año el tema revelación del CADE 2018 es la Salud. Revelación porque nuestras autoridades, como la ministra de Salud, Silvia Pesah, y la Presidenta del Seguro Social de Salud (EsSalud), Fiorella Molinelli, no tuvieron temor en hacer anuncios y propuestas que fortalezcan las alianzas público-privadas en el sector (como las obras por impuestos, por ejemplo).

La gran noticia es que ahora conversan “de tú a tú” con el sector privado, cuando se trata de alcanzar logros concretos y poner foco en el paciente y la atención preventiva de la salud. Esta era una tara que debimos superar hace muchos años. ¡Bien por las mujeres líderes que están encabezando esta revolución cultural en el sector Salud!… El estudio de Sodexo tenía razón.

El otro gran paso que vimos ayer fue que los actores del sector Salud, al poner sobre la mesa esta problemática, evitaron el fácil y absurdo discurso del control de precios. La regulación efectiva tiene dos frentes claramente definidos: las deficientes compras públicas desde el Estado y la lucha contra los medicamentos bamba y de mala calidad.

Este será, sin duda, uno de los temas que marcará la agenda pública del 2019. Nos hubiera encantado que el congresista Velásquez Quesquén estuviese atento a todas las exposiciones, para que aprenda un poco de regulación efectiva y evite promover esperpentos de Ley como la del control de precios. Al parecer, los apristas no aprendieron la lección tras la espantosa experiencia que nos trajo su control de precios de medicamentos en el primer gobierno de Alan García. Dicen que el mercado negro creado fue de una magnitud similar a la mafia de los dólares MUC. ¿Habría que investigarlos no?

Lo cierto es que la jornada de ayer nos trajo aire fresco y mucho optimismo tras ver el rostro social de CADE. Eso sí, un buen consejo para las futuras organizaciones. Fue evidente que el auditorio paralelo alcanzó por momentos estándares más altos y atractivos en temas y expositores que el auditorio principal. Sería bueno revisar bien ese programa de expositores la próxima vez. Buenos talentos nacionales fueron relegados al auditorio paralelo por expositores internacionales, que bien pudieron ser reemplazados por las estrellas locales.

Deja un comentario