Foto: Perú21

La noche del 16 de julio de 1992 quedó en la memoria de los vecinos de Miraflores y de toda la sociedad peruana. Eran poco más de las nueve de la noche cuando dos vehículos cargados con 500 kilos de dinamita explotaron en la calle Tarata. El resultado fatal fue de 25 muertos, 250 heridos, 17 desaparecidos y más de 300 familias damnificadas por culpa de este accionar del grupo terrorista Sendero Luminoso, quienes planeaban atentar contra la sede central del Banco de Crédito del Perú, ubicado en la Av. Larco. Se calcularon al menos tres millones de dólares en pérdidas económicas.

Dos meses después de este terrible atentado, los agentes de la Policía pertenecientes al Grupo Especial de Inteligencia (GEIN) allanaron una vivienda en el distrito de Surquillo. Eran las 8:45 de la noche del 12 de setiembre de 1992 cuando las fuerzas del orden dieron la noticia de la captura del ‘cachetón’: Abimael Guzmán Reynoso, líder de Sendero Luminoso, había sido arrestado junto a una gran parte de su cúpula terrorista.

Veintiséis años han transcurrido desde estos dos sucesos y finalmente, como una casualidad del destino, el 11 de setiembre de 2018, un día antes de conmemorar la captura de Guzmán Reynoso, la Sala Penal Nacional dictó la sentencia contra los altos mandos senderistas: cadena perpetua por el atentado en la calle Tarata.

Abimael Guzmán Reynoso, líder y fundador de Sendero Luminoso, su pareja Elena Yparraguire, así como María Pantoja, Óscar Ramírez Durand, Osmán Morote Barrionuevo, Margot Liendo Gil, Florindo Flores Hala ‘Artemio’, Laura Zambrano Padilla, Edmundo Cox Beuzeville y Florentino Cerrón Cardoso fueron condenados a cumplir la máxima sanción que establece nuestra Constitución.

Los familiares de las víctimas de Tarata, después de un tedioso y agotador proceso de 26 años, pudieron encontrar un consuelo al saber que los asesinos de sus seres queridos nunca más saldrán a las calles.

“Debió este juicio terminar mucho más antes, incluso el inicio debió haberse hecho con la debida oportunidad, cosa que se dilató demasiado. Como el caso es bastante complejo, entonces, obligatoriamente debieron pasar por más de sesenta y tantas audiencias para dar la sentencia debida”, así explicó a DEPOLITIKA.PE el especialista en temas de narcotráfico y terrorismo Pedro Yaranga.

Consideró un error por parte de la Sala Penal Nacional absolver a Sendero Luminoso por el delito de narcotráfico porque, a través de las audiencias, “se ha probado que Sendero Luminoso, más o menos desde el año 83, se proveía de dinero proveniente del narcotráfico”.

Explicó que la cúpula de la agrupación terrorista no tenía una participación directa en este delito, sin embargo, la gente del Huallaga, encabezados por el camarada ‘Artemio’, sí eran actores directos con el narcotráfico. Agregó que la recaudación iba directamente al comité central, presidido por Abimael Guzmán Reynoso. “Gracias a ese dinero es que el PCP Sendero Luminoso pudo sobrevivir durante tanto tiempo, de lo contrario no hubiera podido sufragar el costo enorme de la llamada ‘guerra de guerrillas’”, acotó Yaranga.

Por su parte, Marisol Pérez Tello, ex ministra de Justicia y Derechos Humanos, opinó que el fallo “no es oportuno, porque llegó 26 años tarde, pero era necesario. Primero, porque el sistema de justicia había fallado, teniendo que poner en libertad, por su propia ineficacia, a Osmán Morote y Martha Liendo, que a todas luces nunca debieron salir en libertad por Tarata y Soras. (…) Y luego por las víctimas, que no son solo los de Tarata, sino todos los peruanos”.

“Es bueno que se les haya sentenciado con cadena perpetua por haber asesinado a toda la gente que asesinaron, no solo en Tarata, sino en otros lugares. Esto es un caso. Falta Soras, que es el otro caso por el que están siendo procesados que espero que la sentencia también llegue pronto. Pero en realidad hoy, el fenómeno es uno que está potenciado porque el narcotráfico financia sus actividades”, precisó la ex titular del Minjus, en diálogo con DEPOLITIKA.PE, al criticar la absolución que se hizo a los terroristas por el delito de narcotráfico.

Asimismo, Pérez Tello dejó en claro que el fallo nos llama a unirnos más como peruanos y dejar de “meter en una sola bolsa” a víctimas y victimarios de la época del terror. Recordó que aún hay civiles y militares que buscan a sus hijos desaparecidos. Añadió que esta es una obligación moral de todo el Perú. Por ello, destacó la implementación de la Ley de Búsqueda de Personas Desaparecidas y también del Banco Genético.

 

La lucha aún no acaba

A pesar del encarcelamiento de los altos mandos de Sendero Luminoso, la lucha contra el terrorismo en nuestro país aún no acaba en el campo militar. “Simplemente hemos ganado algunas batallas, pero la guerra en el aspecto militar todavía no hemos ganado. Continúan alzados los remanentes del terrorismo en el VRAEM y hasta ahora siguen haciendo los asesinatos selectivos”, nos comentó Pedro Yaranga.

El especialista consideró que hubo un buen avance hasta el momento en la lucha contra el terrorismo en el VRAEM, sin embargo, aseguró que también se ha debilitado bastante. Recordó que desde el año 1999 los remanentes terroristas en el VRAEM comenzaron a potenciarse, al mando de los Quispe Palomino, y se hizo poco para evitarlo.

Asimismo, Yaranga también nos alertó que el Movadef, agrupación ligada a Sendero Luminoso, se ha ramificado en organismos de fachada desde el año 2009. Indicó que no se hace nada para evitarlo porque se debilitaron los grupos especializados de la Policía Nacional.

En la misma línea, la ex ministra Marisol Pérez Tello consideró como “un paso trascendental” la captura de Abimael Guzmán, al igual que la sentencia a todos los miembros de su cúpula terrorista, sin embargo, aún falta detener a los Quispe Palomino, quien lidera un brazo armado mortal en la zona del VRAEM.

Ambos también coincidieron en que se debe luchar políticamente contra Sendero Luminoso, quien utiliza al Movadef como su brazo político para reclutar más adeptos a su ideología.

“Sendero Luminoso sigue haciendo acá en Lima, en provincias, en ciudades grandes y en el exterior proselitismo. Eso es un gran descuido que tiene cada Gobierno que llega. (…) Tienen tantos errores igualmente los partidos políticos que han desistido hacer esa batalla política, no solo contra Sendero Luminoso, sino también en las zonas naturales de debate, como las universidades. Los partidos políticos ya dejaron de tener presencia en ese sector”, manifestó Yaranga.

Por su parte, Marisol Pérez Tello enfatizó que no se debe dejar actuar a Sendero Luminoso, mediante su brazo político del Movadef, y sobre todo proteger a la población más expuesta al accionar de la agrupación terrorista.

“Hay que hablar claro y fuerte en esto, y no hay que tener miedo en decir las cosas como son. El terrorismo destruyó el país y pretender reivindicar victorias políticas por partidos y estigmatizar a otros partidos no es el camino. Acá el enemigo es Sendero Luminoso”, nos comentó la ex titular del Minjus.

Deja un comentario