Foto: Diario Uno

Susana Guerrero, la esposa del cuestionado Fiscal Supremo Tomás Aladino Gálvez y ex funcionaria de la Oficina Nacional de Procesos Electorales (ONPE) vuelve a la carga. Pero ya no para hacer supuestas denuncias contra la corrupción sino para defender a su esposo de todas las acusaciones formuladas en su contra a raíz de la decena de audios de la vergüenza donde su conviviente deja serias dudas sobre su participación en la red de corrupción más grande de la historia del Poder Judicial.

“Yo estoy casada con una persona honesta, con una persona que realmente nunca ha llevado un solo sol sucio a mi casa, y me consta”, enfatizó Guerrero tras calificar de “refrito” las denuncias vertidas en el dominical “Cuarto Poder”, donde se presentaron pruebas de boletas presuntamente falsas y declaraciones juradas con firmas adulteradas, según un peritaje particular, para justificar jornadas de capacitación de rondas campesinas en Cajamarca, que le costó incluso una denuncia penal en el propio Ministerio Público y que aun así fue ascendido a Fiscal Supremo nada menos bajo la Presidencia en el CNM del desaforado ex magistrado Guido Aguila.

En diálogo con Depolitika.pe Guerrero arremetió contra el periodista que realizó el reportaje, a quien prácticamente acusa de no hacer bien su trabajo. “Se saca un informe sesgado, cuando realmente hay pruebas”, afirmó la ex funcionaria.

Guerrero también calificó como “recontra prontuariado” al abogado Miguel Pérez Arroyo, hoy defensor de Alberto Fujimori. Explicó que fue su esposo quien prácticamente logró que retiren a Pérez Arroyo de la Fiscalía y por ello, junto a una asistente, armaron esta denuncia por venganza.

La ex funcionaria recordó que, para su esposo, el suspendido magistrado César Hinostroza siempre le pareció un “personaje cuestionado”. Sin embargo, los audios difundidos por los medios de comunicación muestran lo contrario y revelan que hubo más cercanías que discrepancias entre ambos funcionarios, donde el trato entre los dos es de ‘hermanitos’. Tomás Gálvez tiene al menos una decena de audios con Hinostroza gestionando favores y coordinaciones de presunto contenido ilícito. Incluso, en uno de ellos, Gálvez habla con Hinostroza sobre su esposa Susana Guerrero.

Como se informó en Cuarto Poder, Tomás Gálvez iba a defender la posición de la Fiscalía en el caso cócteles que involucran a Keiko Fujimori y su esposo Mark Vito. Sin embargo, una lluvia de críticas cayó encima de esta decisión debido a que Gálvez fue defendido por el abogado José Luis Castillo Alva en la acusación por las boletas y declaraciones juradas falsas. El letrado también fue abogado del recordado Joaquín Ramírez, ex secretario general de Fuerza Popular, quien es investigado por presunto lavado de activos. La mañana de hoy, el fiscal de la Nación, Pedro Chávarry, decidió excluirlo de estas investigaciones y lo colocó en la Fiscalía Suprema en lo Contencioso Administrativo.

Cuarto Poder presentó un informe donde Tomás Gálvez habría utilizado boletas presuntamente falsas y declaraciones juradas con firmas adulteradas. Video: Cuarto Poder.

Audio donde César Hinostroza conversa con Tomás Gálvez y pareciera preocupado por el nombramiento de Gonzalo Chávarry como fiscal de la Nación. En una parte del audio, Gálvez aseguró que “Guido”, probablemente aludiendo al ex consejero Guido Aguila, está amargo con él “por esto de Susana”. ¿A qué Susana se refiere? Video: Canal N.

Pero a Susana Guerrero no solo le salpican las denuncias contra su esposo. En un reportaje de Panorama se reveló la identidad de varios familiares de jueces y fiscales que laboran en el sistema electoral por favores políticos o de “hermanitos”. Varios medios de comunicación han señalado que Guerrero laboró en la ONPE, gracias a la influencia de su esposo y la participación de los jueces de la denominada banda del “cuello blanco”. En efecto, la esposa del fiscal Gálvez fue nombrada asistente jurídica en la gestión de Mariano Cucho en la ONPE. Al terminar su mandato, Cucho pasó a ser Gerente General de la Fiscalía y por ese tiempo, ascienden como Fiscal Supremo a Tomás Aladino Gálvez y posteriormente, su esposa Susana Guerrero, es ascendida como Gerenta de Asuntos Jurídicos en la ONPE, bajo la jefatura del también cuestionado Adolfo Castillo, a quien Guerrero después acusó de tener vínculos con José Luis Cavassa, el sindicado operador del Partido Podemos por el Progreso Perú de José Luna.

Lo que ocultó Guerrero en esa oportunidad era que su esposo y Cavassa son amigos de larga data, como lo reveló el Portal Ojo Público, al publicar la confesión de Tomás Gálvez ante la Fiscalía del Callao, en su calidad de testigo protegido, que José Cavassa era su “amigo y confidente de hechos ilícitos entre el 2015 y el 2017”. Hoy, Cavassa es procesado y cumple prisión preventiva y acaba de aceptar que era operador de José Luna.

Pero Guerrero insiste en negar cualquier amistad entre su esposo con José Cavassa y afirma que siempre “se presentaba como una persona de bien”. Sin embargo, la ex funcionaria cayó en contradicciones al afirmar que cuando su marido supo quién era este funcionario “cortó todo tipo de amistad”. Agregó que nunca lo conoció en persona, pero podría tratarse de un “conocido” de su marido.

La ex funcionaria también fue consultada por las versiones que vinculan a Gálvez Villegas con su “conocido” José Cavassa Roncalla en la conformación de listas de regidores para el partido Podemos Perú de José Luna. Guerrero negó tajantemente estas versiones al asegurar que su esposo “nunca ha sido político” ni tampoco tiene ninguna afiliación partidaria. Calificó de “manotazos de ahogado” de José Luna todas estas afirmaciones debido a los audios que lo vinculan con José Cavassa.

Niega vínculos nacionalistas

En otro momento de su conversación, Susana Guerrero negó cualquier vínculo con Nadine Heredia y la ‘amiguísima’ Rocío Calderón, pese a trabajar en Palacio de Gobierno durante la gestión de Ollanta Humala en agosto del 2014 y en la OSCE en diciembre del mismo año.

Guerrero recordó que trabajó como funcionaria pública en los gobiernos de Alejandro Toledo, Alan García, Ollanta Humala y en el de Peruanos por el Kambio hasta este año. Remarcó que ella empezó desde abajo a trabajar en el Estado. Asimismo, señaló que su ingreso a la ONPE fue durante la gestión de Mariano Cucho. Nos remarcó que todo su nombramiento fue por mérito propio.

Responsabilizó a José Luna, fundador del partido Podemos Perú, de realizar toda una campaña de desprestigio en contra suya y de su esposo. “Yo voy a hacer la denuncia contra Luna y contra toda esa gente porque no es la primera vez (que tratan de desprestigiarla)”.

Sin embargo, aún quedan claros señalamientos por esclarecer contra Susana Guerrero y Tomás Gálvez y su real vínculo con la banda de jueces del “cuello blanco” que más daño ha causado a la institucionalidad jurídica del país.

Por lo pronto, anteayer se supo que Tomás Aladino Gálvez ha sido denunciado constitucionalmente por cohecho activo, abuso de autoridad y peculado doloso por supuestamente pertenecer a la citada banda criminal.

Deja un comentario