Imagen: Radio UNO

Tengo interés en la supervisión de las Cooperativas porque ellas constituyen un instrumento para que personas de escasos recursos puedan acceder a bienes y servicios en un esquema de ayuda mutua, reciprocidad y sin que medie ánimo de lucro. Este interés surgió en mí hace casi tres décadas -mucho antes de que unas pocas falsas cooperativas se crearan para lavar activos- porque mi padre fue coautor de la Ley General de Cooperativas y porque, además, mi hermano y mi tío deben ser las personas que más conocen de Cooperativas en el Perú. Yo mismo he tenido el honor de asesorar a muchas Cooperativas en el estudio de abogados que fundó mi padre y del que ya no participo desde que asumí mis funciones en el Congreso.

Debido precisamente a esta experiencia personal y profesional -la cual hice pública desde el inicio del debate en el Congreso sobre la supervisión de las cooperativas, con el fin de que mi participación en este tema fuera totalmente transparente- fue que me involucré decididamente en lograr una supervisión adecuada y eficaz para las cooperativas, haciendo aportes a las iniciativas legislativas que se estaban discutiendo. A pesar de ello, algunos congresistas me acusaron de tener un supuesto conflicto de interés; porque sostenían que mi posición estaría inclinada a favorecer a las cooperativas. Para ellos lo “ético” sería inhibirme en el debate y en la votación.

Si bien saludo que exista un claro interés en debatir abiertamente un marco legal (e incluso constitucional) para la supervisión de las Cooperativas; a la vez debo lamentar que en esa discusión se quiera excluir a quienes conocen del tema, contradiciendo de esta manera las buenas prácticas de regulación y el propio sentido común que exigen consultar a EXPERTOS y a los INTERESADOS antes de emitir una norma que los afecte.

¿Quiénes son los interesados en la regulación de las Cooperativas? Evidentemente las Cooperativas mismas; pero no solo estas, también están la CONFENACOOP y la FENACREP, que las supervisa; y los cooperativistas que confían en este modelo desde décadas atrás. ¿Quiénes son los expertos? Mi padre, que ya no está, pero quedan sus valiosos testimonios y su legado a través del estudio jurídico que asesora a Cooperativas (y también a Bancos, por cierto) junto a otras firmas y profesionales que no solo en la actualidad, sino por décadas, brindan apoyo a las cooperativas ¿Alguien se imagina una reforma de la Banca que no involucre a los Bancos y los profesionales con experiencia en el tema? ¿Cómo sería una reforma en la que no participen los expertos?

Por supuesto, los expertos e interesados deben hacer público su interés antes de participar en el debate; eso manda la ÉTICA con mayúscula. En efecto, así lo hice, antes de postular señalé explícitamente mi experiencia en la hoja de vida, y, por si fuera poco, en una de las primera Sesiones de la Comisión de Producción, Mypes y Cooperativas del Congreso puse en conocimiento público esto mismo que hoy les comento. Tan es así que no tengo ningún problema en compartir mi posición con ustedes: estoy a favor de la supervisión de las cooperativas, porque solo así podemos sacar adelante este noble modelo.

Compartir
Artículo anteriorHumor gráfico 01-06-18
Artículo siguienteEl Midis apuesta por el trabajo en conjunto para Lucha contra la Anemia
@MIKI_Torres_

Actual Congresista de la República por el partido Fuerza Popular. Actual presidente de la Comisión de Constitución miembro titular de las Comisiones de Economía y Producción. Abogado por la Facultad de Derecho de la Universidad de Lima con especialidad en Tributación y en Mecanismos de Responsabilidad Social Empresarial.

Deja un comentario